Escuela de Salud San Pedro Claver | Nosotros
55
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-55,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

Nosotros

 

 

Manual de Convivencia:

 


MISIÓN

Formar y capacitar auxiliares en el área de la salud, promoviendo en sus estudiantes principios éticos y valores morales, que a través de sus conocimientos, capacidades y competencias brinden una atención integral a la persona, a la familia y la comunidad.


VISIÓN

Para el año 2019,  se habrá consolidado como la institución de educación para el trabajo y desarrollo humano líder en la formación de auxiliares en el área de la salud, de la mano del organismo rector, contribuyendo a mejorar la calidad de vida de la sociedad, y en general de todo el sistema de atención en salud.


FILOSOFÍA INSTITUCIONAL

La Escuela de Salud “San Pedro Claver” basa su filosofía en los principios cristianos y morales que fundamentan la existencia del ser humano.


PRINCIPIOS Y VALORES

La Escuela, en cumplimiento de su función social, servirá a los altos fines de la  educación, brindará una formación integral al estudiante, para que sea capaz de liderar la transformación del medio en donde actúe y garantice la eficiencia de su trabajo en salud, en beneficio de la sociedad.

Propiciar en sus estudiantes el desarrollo de una actitud ética, crítica y humanística que facilite el acceso al conocimiento en forma libre y consciente.

Entregar al estudiante todas las fuentes posibles de conocimiento  y de información, capacitándolo en los sistemas y métodos necesarios para el uso y el manejo apropiados de las mismas.

Proporcionar los elementos indispensables para la interacción calificada del estudiante y del futuro egresado con la sociedad, para la comprensión de los valores culturales de la misma y para la capacidad de asumir las responsabilidades ante ella.

La Escuela concibe la libertad de enseñar como una práctica esencial en sus labores académicas, y técnicas, y la entiende como la discrecionalidad que tiene el docente para facilitar el conocimiento, ceñido a los métodos científicos, los conocimientos de su especialidad, y la reconoce al estudiante para controvertir dichas exposiciones dentro de los preceptos académicos establecidos.

La Escuela garantiza la libertad de aprendizaje, por la cual sus integrantes pueden acceder a la formación académica que asegure el desarrollo de su personalidad, el respeto a la pluralidad de pensamiento y a la igualdad en la diferencia.

El ingreso a la Escuela está abierto a quienes, con igualdad de oportunidades, demuestren las capacidades exigidas y cumplan  con los requisitos académicos establecidos por la autoridad rectora y la Institución,  por lo anterior, queda expresamente prohibido cualquier tipo de discriminación. La permanencia del estudiante en la Escuela se fundamenta en el cumplimiento de los requisitos académicos y administrativos, así como los principios éticos y de convivencia.